Blog posts

Pichetto a la carga

Pichetto a la carga

Notas

Miguel Ángel Pichetto tiene códigos políticos y está formado en los clásicos. Sabe sus límites institucionales y siempre agradecerá el gesto de Mauricio Macri: si no era candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, a mediados de diciembre podía transformarse en un senador Mandato Cumplido.

En este contexto, la nominación de Pichetto tiene una sola lógica pragmática: ampliar la base de sustentación electoral de Macri y atenuar las operaciones que podría hacer el peronismo durante el día de los comicios. El primer objetivo ya fue cumplido, porque el presidente elevó su imagen positiva y porque los mercados pegaron un respingo hacia arriba cuando se conoció la incorporación del senador peronista a la coalición de Cambiemos.

Sin embargo, Pichetto fracasó en la cruzada de terminar con la candidatura de José Luis Espert y hasta ahora no logró un éxito rutilante sobre los restos del peronismo que no quieren alinearse con Fernández-Fernández y Lavagna-Urtubey. El candidato a vicepresidente viaja, ejecuta su arte político y argumenta sin dudar. Pero los votos justicialistas “independientes” aún no han sido recogidos por Macri y sus aliados de Cambiemos.

Macri confía en Pichetto y en su mirada de la política y el poder. El 11 de agosto son las PASO. Allí habrá un primer balance de la gestión política del candidato peronista a la vicepresidencia.