Blog posts

Murió

Murió

Notas

El primero de julio de 1974, moría Juan Domingo Perón. A su lado estaban María Estela Martínez y José López Rega, dos esperpentos que treparon al poder cuando El General contaba las horas para regresar a Buenos Aires desde su exilio en Madrid. Afuera llovía. Y otra vez la Argentina cambiaba para siempre.

Perón era nacionalista, permitió que ciertos genocidas nazis ingresaran al país huyendo de Europa, sufrió un sangriento golpe Estado, participó en otros dos golpes de Estado, coqueteó con Fidel Castro y el Che Guevara, ordenó la creación de la Triple A, fue el único líder que ganó tres elecciones presidenciales, su nombre se repite como un santo en los barrios populares y la historia argentina del siglo XX ya le pertenece.

Osvaldo Soriano, el Gordo inolvidable, escribió unas líneas que pueden terminar de definir al General: dos militantes –uno de izquierda y otro de derecha– se matan mutuamente al grito de “Viva Perón”.